Viajando Con Gatos: Preguntas Frecuentes

Después de varios artículos nuestros y en otras revistas acerca de nuestra experiencia viajando con gatos, nos habéis contactado por Facebook y en este Blog, con más preguntas. Así que hemos decidido recopilarlas en este nuevo artículo para que todos tengáis acceso a ellas.

En una cabaña frente al mar en México, Carlos y Nino disfrutan de las vistas.

¿Qué hacen en las grandes ciudades con los gatos? ¿Los dejan sueltos como en la naturaleza?

Las ciudades son complicadas, no sólo para los gatos, sino porque la logística de acampar también se complica en general: son pocas las ciudades que tienen espacios habilitados para acampar. Es por eso que si no encontramos el lugar adecuado, las evitamos tanto como podemos o pasamos pocos días. Los gatos pueden aguantar sin bajar de la kombi hasta un par de días si hace falta, sin que se pongan muy inquietos, pero intentamos que esto no suceda. Cuando prevemos que la ciudad va a ser complicada, los dejamos bajar en un espacio verde antes de entrar.

Si es posible, buscamos un camping u hostal donde podamos acampar o la casa de algún amigo que tenga espacio. A veces, utilizamos estacionamientos y dejamos que los gatos bajen con supervisión. Si estamos en la calle, buscamos un parque o jardín tranquilo para que bajen un rato. Dependiendo del lugar los sacamos las correas y los atamos a la kombi para que no se vayan lejos si es inseguro.

Siempre buscamos zonas tranquilas para que disfruten tanto como nosotros

 

¿Alguna vez se fue uno de los gatos por más de 1 día? ¿Qué hicieron?

Los gatos siempre bajan con supervisión y a sabiendas de que el lugar está tranquilo de gente (normalmente los niños ponen nerviosos a los gatos), coches, perros o gatos. Si estamos haciendo cosas y los perdemos de vista durante 10 o 15 minutos, los buscamos o llamamos para asegurarnos de que estén cerca. Por ello nunca hemos perdido de vista a ningún gato en ninguna circunstancia durante un día. Sólo una vez perdimos a Cachito de vista durante un par de horas y ya estábamos preocupados, finalmente resultó que no estaba lejos.

Sabemos que el tema del cascabel en los gatos es controvertido (dicen el ruido constante los puede molestar). Los nuestros traen dos plaquitas cada uno en el collar: una con sus nombres y nuestros datos, y otra es decorativa. También traen un cascabel cada uno que ¡no suena! (es decir, también es decorativo…jaja). Pero las plaquitas hacen un sutil ruido entre ellas cuando los gatos corren: eso nos ayuda a localizarlos y también va bien para evitar que atrapen pájaros, por ejemplo.

A Nino también le gusta escuchar las historias de otros viajeros.

 

¿Estaban acostumbrados a ir en coche?

No. Pero los gatos se adaptaron mejor a la kombi que a un coche normal porque la kombi, por dentro, es como una pequeña casa. Cada uno se ubica en su rincón favorito, entre sus cobijas o camita, y se quedan tranquilos cuando la kombi está en movimiento. En cambio, cuando vivíamos en casa y los llevábamos al veterinario con un coche “normal” y en un transportín, se ponían nerviosos y la experiencia era más bien traumática. Sin embargo, la kombi ahora la ven como su casa: es donde comen, duermen, juegan, etc. y la reconocen como su lugar seguro.

El “segundo piso” de la kombi es territorio gatuno.

                                                                            

¿Dónde y en qué condiciones se quedan los gatos cuando vosotros os vais de excursión?

Cuando nos vamos de excursión unas horas (hasta 6-8 horas, 10 como máximo) se quedan en su casa y su casa es la kombi. Si es un lugar con calor, dejamos la kombi estacionada bajo la sombra de uno o más árboles (que es más fresca que la sombra de los edificios), con las ventanas abiertas (tenemos protecciones para que no nos roben y mosquitera metálica para que no salgan los gatos), las ventanas que quedan cerradas son oscuras para que dejen pasar menos el calor y tengan más intimidad. Evidentemente, les dejamos agua y comida.

Si hace mucho más calor, podemos dejar la kombi segura en un camping, lo cual nos permite levantar la parte de arriba que también se abre como tienda de campaña y tiene mosquiteras por los 4 lados, dejando pasar mucho más el aire. Si es necesario, podemos dejar un ventilador de 12 volts prendido (conectado a una segunda batería) para que todavía circule más el aire.

En caso de frío, la kombi está aislada, dejamos todo más cerrado y más cobijas.

También preferimos poner algún tipo de barrera visual en las ventanas de delante para que la gente no se asome continuamente. La mayoría de gente es respetuosa: los miran con curiosidad y hace alguna foto, pero nunca falta el niño que se cree gracioso e intenta espantarlos y molestarlos. Así que cuanto más tranquilos mejor.

En última instancia, si sentimos que los gatos no van a estar a gusto, simplemente, no nos vamos y esperamos un momento mejor. Es fácil decidir: si nosotros no estamos cómodos dentro de la kombi, ellos tampoco lo estarán.

Este es el mueble del arenero visto desde el exterior de la kombi; el arenero va dentro y los gatos usan aserrín en lugar de arena.

 

Vista del arenero desde el interior de la kombi, con la apertura por donde entran los gatos.

¿Se adaptan a otros lugares como hostales?

Pocas veces nos hospedamos en algún otro lugar que no sea la kombi, pero en un par de ocasiones hemos usado hostales (como durante el cruce de Panamá a Colombia, cuando no teníamos la kombi). Mientras el lugar sea tranquilo y nos quedemos un rato con ellos, reconozcan su arenero y alguna otra cosa familiar, están tranquilos y se adaptan rápido. Es fácil de saber: si comen, ronronean, duermen o exigen caricias, están bien. En general, se adaptan más y mejor de lo que hubiéramos pensado.

La situación más difícil y estresante fue el cruce en velero de Panamá a Colombia. Había que dormir en hostales antes y después del velero, tomar transporte por tierra y una lancha a motor hasta el velero que compartiríamos con otras 20 personas en un lugar muy reducido. El traslado fue lo más estresante (pero creo que no mucho más que una visita al veterinario). Una vez en el velero, nos asignaron un camarote donde los gatos se quedaron dormidos en una jaula grande. Al cabo de poco, Nino ya andaba recorriendo el velero. Y cuando todo el mundo nos íbamos a alguna isla, los podíamos ver desde lejos a los tres paseándose por cubierta.

Nino en la cubierta del velero en las Islas San Blas, camino a Colombia.

 

¿Más preguntas? Deja un comentario a continuación…

Acuérdate de que también hemos hablado de cómo viajar con gatos aquí y sobre cómo cruzar las fronteras con ellos.

4 thoughts on “Viajando Con Gatos: Preguntas Frecuentes”

  1. Buen dia Eva y Carlos! Hace tiempo que con mi pareja nos pusimos el objetivo de hacer un viaje por america en Kombi. Nos nutrimos de informacion de varios blogs de viajeros, pero este es único. Hay muchisimos datos interesantes y sobretodo, que viajan con gatos.
    Adoptamos dos gatitos hace unos meses, y este blog nos alienta mucho para que el viaje que soñamos lo podamos compartir con ellos.
    Tengo unas consultas sobre que alimento les brindan y si hubo inconvenientes con la altura.
    Muchisimas gracias y saludos desde Buenos Aires!

    1. Hola Ale! gracias por escribir! y qué alegría conocer historias de futuros gatitos kombinatuas! 🙂 Nosotros también estábamos preocupados acerca de la altura y poco a poco, nos fuimos tranquilizando. Al ir de norte a sur, en diferentes países fuimos probando con ellos diferentes alturas. Los observábamos con detenimiento y veíamos que se comportaban con normalidad. La primera prueba fuerte fue el volcán de Quilotoa en Ecuador a 4000 metros de altura (prueba para todos: gatos, kombi y nosotros) y todo pasó bien. En Perú subimos hasta casi 5000 metros y también sin problema, y en Bolivia pasamos como un mes seguido a entre 4000 y 4600 metros sin ningún problema (y eso que dos de los gatos están viejitos). Al igual que con las personas, me imagino que la altura afecta diferente a diferentes gatos, así que hay que estar atentos a cada gato. Acerca del alimento, encontrarás las marcas más importantes en todas las ciudades medianas / grandes que es donde nosotros es compramos suficiente alimento para no tener problemas en pueblitos más pequeños donde es más difícil encontrar. Por ejemplo, los pueblitos de Perú, Bolivia o Nicaragua fue donde tuvimos más problemas, sin embargo, como emergencia, en estas situaciones les damos un poquito de jamón o atún, mezclado con un poco de arroz o algo parecido. A ellos les encantan las emergencias jaja 🙂 Un abrazo amigos!!!

  2. Su proximo destino es Brasil? Nosotros tenemos una kombi camper, 3 gatitos, vivimos en el sur de Brasil y nos encantaria recibirlos aca, estamos con viaje marcada para luego y todavia no estamos convencidos en llevar los gatitos con nosotros, pensamos que van a sufrir con los cambios y cuando estemos ausentes… Bueno estan invitados a casa si vienen a Brasil, saludos desde Santa Catarina Brasil.

    1. Hola Hugo, Muchísimas gracias por tu mensaje e invitación! estaremos encantados de pasar a visitaros. Tenemos intención de visitar Brasil a partir de medianos de este año. Espero que todavía estés por allá. Viajar con los gatos puede parecer complicado, pero al final, para nosotros, ha sido más fácil y gratificante de lo que pensábamos. Los gatos se han adaptado bien, se hacen compañía cuando no estamos y les gusta explorar nuevos lugares. Sólo han sufrido un poco con el frío… como nosotros! haha!! Si quieres escribirnos con más dudas, por favor, hazlo y estaremos encantados de ayudar! un abrazo y hasta pronto!!

Deja un comentario