Sur de Ecuador

De la grúa al jacuzzi en el Sur de Ecuador

El paso por el Sur de Ecuador fue un poco accidentado pero nos permitió disfrutar, una vez más, de la faceta más solidaria de los ecuatorianos. Primero, visitamos el mercado indígena de Sasiquilí donde pasamos una noche.

Saquisilí (2)
A continuación, nos dispusimos subir a 4000 metros hasta la laguna de Quilotoa. Una caldera repleta de agua en lo que era el cráter del antiguo volcán Quilotoa.
Laguna de Quilotoa (2)
 .
laguna quilotoa
La dificultad que tuvo la kombi para subir fue la misma que la nuestra para regresar a la cima desde lo hondo del cráter. Por suerte valió la pena por el escenario… ¡y el columpio sobre la laguna!
Laguna de Quilotoa (5)
En Quitotoa hace mucho viento y un lugareño nos dejó acampar en su propiedad para quedar más arropados por los árboles. A la mañana siguiente, a la kombi le costó arrancar. Con Asael, amigo y mecánico, por whatsapp, logramos descifrar que era algo del distribuidor. Después de limar una pieza, pensamos que el problema ya estaba solucionado. Bajando, nos detuvimos a charlar con unos artesanos que se dedicaban a tallar máscaras de madera y compramos una máscara de pachamama hecha con pino. No pude evitar pensar en la contradicción: le pediremos lluvia a la máscara de pino, hecha con alguno de los pocos pinos que quedan en ese desolado paisaje… mmm…
Laguna de Quilotoa (8)
 .
Laguna de Quilotoa (3)
 .
Laguna de Quilotoa (4)
Desde Quilotoa, pasando por Salcedo a probar uno de sus famosos helados, llegamos a la Laguna de Colta. Allá dormimos a las faldas del Chinborazo, el volcán más alto de Ecuador, con nieves perpetuas.
Laguna Colta (8)
 Pasamos una noche fría y, a la mañana siguiente, una vez más, la kombi no quería prender! Después de una hora prendió y nos fuimos. Unos 80 km más tarde, se paró en la carretera. Entre niebla, Carlos la intentó arrancar pero no hubo manera. A punto muerto y en bajada llegamos al pueblito de Tixán, donde pasamos la noche. Tixán es un asentamiento indígena, literalmente de cuatro casas, donde la gente es tímida y nosotros les parecíamos marcianos. Una ancianita muy dulce del pueblo se aseguró de que a la mañana siguiente llegara un mecánico del pueblo vecino. Finalmente, una grúa nos tuvo que regresar 80 km hasta Riobamba.
grua
Llegamos a un taller eléctrico donde hicieron un apaño en el distribuidor para poder continuar, pero seguíamos teniendo pendiente cambiar el distribuidor y lo tendríamos que hacer en la siguiente ciudad grande: Cuenca.
piezas kombi
Antes de irnos, Alex -el eléctrico- y su familia nos dejaron pasar la noche en su taller, entre gallos de pelea, y la ducha en su casa. Y no nos quisieron ni cobrar. Antes de irnos, también pasamos por otro taller para que nos ajustaran el tiempo de la kombi, allí nos esperaba Eduardo, un conocido mecánico de VW. Resulta que Eduardo había recibido una foto de la kukis días atrás, de un amigo suyo, ¡de cuando estábamos en Baños! Igualmente, nos ayudó y no quiso nada más a cambio que un simple gracias. Volvimos a dirigirnos a la Laguna de Colta a pasar otra noche:
Laguna Colta (3)
 .
Laguna Colta (4)
El siguiente reto era llegar a Cuenca, a unos 240 km. Con mucho miedo, lo logramos y llegamos directamente al taller de Sambo. Una vez más nos solucionaron el problema, nos dejaron quedar a dormir, nos invitaron a cenar a su casa…y todo a cambio de, únicamente, unas cuantas charlas. Es increíble la generosidad de los ecuatorianos. Diana, la esposa de Sambo, también nos ayudó a conseguir una piezas y nos las envió a nuestro siguiente destino: Vilcabamba, donde nos esperaban los amigos de Furgo en Ruta, una vez más.
Ya sin problemas, continuamos nuestro camino. Nos detuvimos en Saraguro y las comunidades de alrededor. Los indígenas saraguros visten mayoritariamente de negro, con sombrero, las mujeres de falda y los hombres en pantalón corto. Sus artesanías más conocidas son los elaborados collares y los sombreros.
Saraguro (2)
Finalmente llegamos a Vilcabamba. La ciudad de la eterna juventud, ya que dicen que su agua (repleta de partículas de oro) es el secreto de una vida larga. Por ello, en la plaza del pueblo abundan los ancianos y ancianas disfrutando de la vida!
Vilcabamba (1)
Marta y Marià nos esperaban en un bonito hotel spa: el Descanso del Toro, donde estaban grabando un video promocional y nosotros les íbamos a ayudar. Por ello, después de días de talleres, alucinamos cuando nos dieron una habitación con jacuzzi! Para completar el video también nos invitaron a una excursión en caballo por el cercano PN Podocarpus. Terminando un hotel, nos fuimos a otro, Hosteria Vilcabamba, a grabar otro video.
Vilcabamba (2)
Finalizado el trabajo ya estábamos casi listos para irnos. Sólo faltaba ponerles la vacuna de la rabia a los gatos. Diego, el veterinario nos ayudó preparando también los certificados para la frontera.
¡No te pierdas el próximo post sobre nuestras peripecias rumbo a la frontera con Perú!

4 thoughts on “Sur de Ecuador”

  1. Hola, que tal! soy de argentina, estamos pensando hacer un viaje parecido al de uds desde argentina, con mi novia y nuestras 2 gatas. Recien estamos empezando a pensar todo y tenemos muchas dudas de como hacerlo. Si pudieran ayudarnos con su experiencia seria de mucha ayuda! A ver si nos pueden ayudar:
    En alguno de los post dijeron que en alguna frontera los obligaban a comprar un seguro para la kombi, uds viajan normalmente sin seguro alguno? como se maneja eso? no en todos lados se los piden?
    Con respecto a los gatos, les piden alguna documentación obligatoria en los diferentes lugares/paises/campings?
    Tambien con respecto al seguro medico, uds viajan con alguna cobertura internacional? necesitaron usarla?
    Muchas gracias! Seguimos leyéndolos para inspirarnos, aprender y animarnos en algun momento!
    Saludos!!

    1. Hola Eliel! Gracias por tu mensaje. Te cuento: nosotros no viajamos con un seguro para el auto que nos cubra todos los países. Lo que hacemos es comprar un seguro en cada país que llegamos. En la mayoría de ellos puedes comprar el seguro en la misma frontera y en otros en el primer pueblo. No son caros. Creo que empezando desde Argentina puedes comprar un seguro por internet que te cubra también Bolivia y Perú. En lo que respeta al seguro médico igual no llevamos nada y de momento no hemos necesitado ir al medico en ningún momento.
      Acerca de los gatos. Normalmente necesitas que tengan las vacunas al día, en especial la rabia, y un certificado veterinario reciente de no más de 10 Días antes de cruzar la frontera. Aunque en muchas ocasiones no revisan el carro y no se enteran que llevamos gatos.
      No hemos tenido problemas con los gatos campings ni otros lugares. Espero haber respondido a tus preguntas. Es una alegría saber que más gente se anima a viajar con gatos y no dudes en contactarnos para cualquier otra cosa. También lo puedes hacer en nuestro Facebook xino-xano
      Y tenemos un apartado en la web sobre cómo viajar con gatos que iremos actualizando y espero os ayude! Un abarazo!!!!

Los comentarios están cerrados.