Bacalar, esa primera parada…

Volviendo la cabeza atrás y revisando el blog, me acabo de dar cuenta de que no hay ningún post sobre Bacalar, Quintana Roo. ¿Por qué es importante Bacalar para nosotros? Porque ese pueblo mágico a sólo 270 km de “casa” fue nuestra primera parada, la primera noche del viaje. Fue el día 31 de diciembre de 2014.

Bacalar es el lugar de esa primera foto del día 1 de enero de 2015, una selfie de los dos con caritas adormiladas, con unas dosis de emoción y una pizca de preocupación, en un coctel explosivo de sensaciones. En ese entonces no sabíamos si el viaje iba a durar horas, meses o años. Ahora, al menos sabemos que ha durado unos meses, nueve concretamente. Ahora, sentados en una terraza a orillas del Lago Nicaragua y con un volcán de telón de fondo, respiramos tranquilos sabiendo que hemos llegado, como mínimo, a Isla Ometepe. Todas esas preocupaciones iniciales se han ido diluyendo y las dificultades del camino se han convertido en un extra de emoción, no en un motivo por el cual detener nuestros sueños.

Los gatos, Nino, Nuix y Cachito, son unos campeones y lejos de ser esa piedra en el camino que un día llegamos a pensar que pudieran ser, son realmente los que nos hacen reír cuando una situación se pone tensa y quienes nos hacen mantener los pies en el suelo. Son auténticos compañeros de viaje que nos ayudan a hacer más amigos todavía y quienes nos esperan pacientemente en la kombi para hacernos sentir que es, realmente, un hogar.

La kombi, nuestra Kukis, toda otra campeona. Después de tantas dudas sobre si estaría lista para el viaje, las manos mágicas de algunos excelentes mecánicos y las plegarias a San Pistón (como dice otro compañero de rutas) funcionaron. Cuando algo sucede y hay que llevar a la Kukis a un mecánico, recuerdo las sabias palabras de un amigo ingeniero: “sólo son fierros y los fierros se arreglan de una manera u otra”.

Ahora pensamos en Bacalar y nos queda lejos pero, sin embargo, cerca. No pudimos escoger mejor lugar para nuestra primera parada que ese pueblo mágico a orillas de la laguna de siete colores. Y aquí estamos, varios países más tarde, dispuestos a continuar con más ganas que nunca.

6 thoughts on “Bacalar, esa primera parada…”

  1. Un gran record també per mi Bacalar, allà varem poder compartir bons, molt bons moments abans d’emprendre el vostre esperat viatge.
    Esteu fent el vostre gran somni i des de la distància ( i alguns dies més d’a prop) a la vegada nosaltres, podem gaudir, entendre i compartir aquesta gran experiència.
    Endavant i penseu que des de l’altre canto de l’atlàntic us portem sempre al cor.
    I com no pot ser d’una altra manera, acabaré dient: ANEU AMB COMPTE!!!

Los comentarios están cerrados.