Guanajuato

Este post hace referencia al estado de donde soy originario y ahora es cuando me doy cuenta del tiempo que he pasado fuera de este sitio: hacía más de 14 años que no visitaba ninguna de las ciudades aledañas de Irapuato, de donde soy oriundo, “¡BAM!” ¡Sorpresa! Todo está cambiado, el estado de Guanajuato se ha convertido en el “hogar” de muchas industrias del ramo automotriz, por lo que se ha llenado de polígonos industriales (así se les llama a las zonas de contaminación que demandan brazos para trabajar a precios irrisorios), así que la demanda de estos trabajadores ha producido un crecimiento que exige hogares para ellos; dichos hogares, por falta de una planificación de los ayuntamientos, se han construido en zonas agrícolas, ganaderas y hasta en algunas zonas naturales “protegidas”, estoy seguro que muchos de nuestros gobernantes se llenaron los bolsillos haciendo y deshaciendo lo que aquí llamamos el uso del suelo.

Irapuato (2)

En resumen, existen 2 ciudades que nos llamaron mucho la atención, en positivo: San Miguel de Allende y la Ciudad de Guanajuato (capital del estado), a esta última bien se le podría denominar ser nuestro bastión de pensadores, profesionistas de tal faltas áreas de humanidades y de profesionales del arte, desde hace ya muchos años, y a mi parecer, Guanajuato conserva esa esencia, sus calles están llenas de historia y cuenta con muchas zonas peatonales y plazas pequeñas por todo el casco antiguo. Cabe señalar que una parte importante del tránsito de coches en el casco antiguo ocurre por las vías subterráneas que otrora se utilizaba en la minería, además de ser una de las pocas ciudades donde el casco antiguo abarca gran parte de la ciudad.

Familia (23)

Mi prima adorada, Alejandra, y nuestra nueva amiga Claudia, nos dieron asilo durante 3 días en su apartamento y la tertulia de la tarde con ellas fue de los más agradable. También los días anteriores estuvimos bien arropados por mi familia (1 semana en casa de mamá y 2 días en casa de la querida tía Lupe y mi tío José, Rocío y Kukis – ¡la tocaya de nuestra combi!).

Guanajuato (3)

Durante esos días recorrimos la ciudad de Guanajuato, en principio con mi hermanita Paty y mi sobrina de 1 año Arantza, Alejandra y Claudia; los siguientes días solo con mi prima ya que Paty regresó a casa (a Irapuato) y Claudia a su trabajo. Con mi prima pudimos recorrer parte de la Universidad de Guanajuato y algunos otros recintos de la UG, además fuimos a comer al restaurante (rico y económico) “El Truco 7” y visitamos la tienda vegetariana “El Unicornio Azul” donde pudimos comer una deliciosa hamburguesa y comprar algo de comida.

Guanajuato (2)

Después de despedirnos de mi prima (¡Gracias Ale!) nos encaminamos a Dolores Hidalgo donde sólo hicimos 2 cosas: tomarnos una foto en la iglesia donde el cura Hidalgo dio el grito a la llamada “independencia” y tomarnos una nieve en el jardín de enfrente en donde se encuentra el monumento del cura, y fue ahí donde ocurrió un llamamiento a marcharnos, fue una señal promisoria, antes de que Eva pudiera probar su rica nieve de café el espíritu santo (una paloma) se cagó justo en su helado, jejeje ¡para sorpresa de propios y extraños!, #$%&@!? maldiciendo como mejor sabe ella en catalán decidimos mejor encaminarnos a San Miguel de Allende.

San Miguel de Allende (6)

San Miguel de Allende es una bella ciudad que lucha de manera increíble por mantener su aire de colonial y debo de confesar que lo logra gracias a la mano de varios retirados estadounidenses que con el lobby que ejercen con fundaciones y demás ayudan a hacer de San Miguel de Allende un lugar seguro, lleno de bellas tiendas, restaurantes y cafés, todo ello con ese bello rasgo de ciudad colonial.

La Catedral de la ciudad de San Miguel de Allende es lo que invariablemente llama la atención, pero la ciudad cuenta con otros varios espacios que bien vale la pena recorrer. Nosotros estuvimos trabajando cómodamente en una cafetería Starbucks que se encuentra en una de las contra esquinas del jardín principal, lugar que nos sorprendió por su estilo bien conservado de casona antigua con patio y fuente central. El único lugar que visitamos fue la Escuela de Bellas Artes donde encontramos varias exposiciones de artistas locales y extranjeros, valió la pena la visita con entrada gratuita.

Finalmente, en San Miguel de Allende, donde dormimos en sus calles del centro de manera tranquila y segura, un anciano se acercó a la combi justo antes de que nos fuéramos. La veía de todos lados y finalmente, se acercó a hablar con Eva. Le dijo que de joven él también había viajado en una camper como la nuestra. Sin ni siquiera conocernos, nos ofreció su casa para lo que necesitáramos: ducharnos, desayunar, lo que fuera. Emocionados pero con dificultad -porque el anciano casi no oía nada- le dimos las gracias y le dijimos que ya nos íbamos. Se alejó y al cabo de unos minutos regresó con comida para los gatos. Son este tipo de encuentros, al igual que los momentos compartidos con mi familia, los que hacen este viaje tan especial.

Datos prácticos:

  • Unicornio Azul: Tienda -Restaurante vegetariana, Ayuntamiento 2 (Plazuela del Baratillo), Guanajuato; el restaurante es pequeño y económico.
  • Truco 7: Restaurante mexicano Truco 7 (Luis González Obregón), Guanajuato, el menú del día oscila entre los $60 a los $80 pesos y bien vale la pena
  • Escuela de Bellas Artes

4 thoughts on “Guanajuato”

  1. Aww!! ahora si como dicen : recordar es volver a vivir. Qué padres fotos!! Me divertí mucho viéndolas. Te falto decir que tambien fuimos a tomar café al Lechon Ilustrado, ahí tomaste la foto de la galletita de puerquito y tomaste tu bebida de aguacate. A seguir disfrutando el viaje. Les dejo abrazos.

  2. Muy agradable la reciña, que bonitas fotografías en ninguna momento dicen que estuvieron con nosotros pero eso no importa las fotografías dicen mas que mil palabras. Dios los bendiga siempre en donde quiera que estén y cuide su camino saben que mi familia, Los quiere y admira mucho. Saludos y abrazos primos!!!

Los comentarios están cerrados.