Viajeros en Granada

Granada, ciudad colonial y punto de encuentro de viajeros

Hay lugares bellos y excepcionales que te arrancan la sonrisa incluso en el peor de tus días. En otras ocasiones, es la gente quien realmente hace la diferencia. A veces, es una conversación con la dependienta de una tiendita, otras veces, es un extraño que desinteresadamente te hecha una mano y luego, están esos viajeros que, como uno, ansían compartir sonrisas y experiencias, y que se convierten en tu pequeña familia de manera casi efímera. Y eso fue lo que nos pasó en Granada.

Esta bonita ciudad colonial a orillas del lago Nicaragua nos recibió al mediodía a unos 35 grados. Desesperados por encontrar una sombra, terminamos comiendo bajo un árbol solitario en medio de una enorme avenida. Allí, se nos acercó un curioso estudiante a charlar con nosotros. Con mejor humor, nos dirigimos al centro. Siguiente objetivo: encontrar una lavandería. De repente, vimos una carismática kombi con pegatinas, mensajes y recortes de periódico colgados por todas partes, que solo podía ser de otro viajero loco y mientras nos entreteníamos con sus múltiples detalles apareció Claudio, el dueño de la kombi, quien empezó su viaje en Argentina, sólo, y ahora viaja con Trompa, una perrita que adoptó en Perú.

Y Claudio ya había conocido a Jairo, nicaragüense, futuro viajero y feliz dueño de otra preciosa kombi. Resultó que Jairo también es el dueño de la lavandería que estábamos buscando, la cual que se convirtió en lugar de reuniones y que, muy amablemente, incluso nos la prestó para trabajar…un poquito.

Total, que lo que tenía que ser una visita de un día, se convirtió en varias jornadas de agradables charlas, kombis, comidas e inspiración. El domingo nos llevamos las tres kombis de excursión a orillas del lago. Como dice Jairo, ese fue el día que arreglamos el mundo bajo un árbol de chilamate. Pero sobretodo, fue el día que disfrutamos de una comida, en excelente compañía, a base de riquísimas pizzas preparadas en una fogata por Carolina y Nadia, otras dos viajeras, uruguaya y argentina respectivamente, que desde hacía días acompañaban a Claudio en sus peripecias.

IMG_6149

Uno de los aspectos más bonitos del viaje en kombi es este sentimiento de hermandad entre viajeros y viajeras de todas partes y con gente local que siente una sana curiosidad por nosotros. Es fácil conectar y sentirte arropado, tomar ideas y compartir y generar vivencias. Esperamos conocer muchas más personas, como ellos, enamoradas de la vida.

IMG_4719

Datos prácticos:

  • En esta ocasión, la ciudad no nos pareció segura para dormir en la calle y, de hecho, nadie nos lo recomendó, ni siquiera Claudio ni Jairo. Así que en Granada dormimos en las instalaciones de la Cruz Roja. Por 50 coronas al día, pudimos dejar la kombi segura todo el día, muy cerca del centro y en la sombra. Puedes usar sus baños y ducha, aunque no se encuentren en prístinas condiciones. Claudio había utilizado las instalaciones tanto de la Cruz Roja como de los Bomberos, en Granada.
  • La lavandería de Jairo se llama Mapache. Pero no sólo es lavandería, sino que también es casillero ¡y renta de bicicletas! Además de un lugar ideal para conocer a un amante de las kombis. Se encuentra en la Calle Cisne con La Calzada. Muy céntrica.
  • A Claudio lo podéis seguir en su página de facebook: Por ahi, en el mundo