La Amazonia Ecuatoriana

La segunda parte de nuestro viaje por Ecuador la realizamos en compañía de nuestros amigos catalanes de Furgo en Ruta, Marta y Marià. El mejor resumen de este trayecto es el Cortometraje que rodamos durante esas semanas en la amazonia ecuatoriana. ¡No te lo pierdas!

Con Marta y Marià nos reencontramos en unas de las termas de Papallacta y disfrutamos del lugar sólo para nosotros. Por la mañana siguiente pusimos rumbo a la cascada de San Rafael. A la entrada de la Amazonia ecuatoriana, la caudalosa cascada San Rafael se desploma desde una altura de 150 metros, convirtiéndola en la más alta de Ecuador.

El camino continúa entre montañas, densas selvas y cascadas a pie de carretera hasta llegar a las planicies de la cuenca del Amazonas. Nuestro principal destino: la Reserva de Producción Faunística de Cuyabeno, uno de los lugares más biodiversos del planeta. Durante el recorrido en lancha hasta el bosque inundado tuvimos la oportunidad de ver todo tipo de guacamayas, tucanes, monos y la suerte de avistar ¡el delfín rosado amazónico!

Cuyabeno

Durante el trayecto también nos detuvimos en una comunidad Siona a degustar el pan de kasabe (yuca) y de postre, los chicos comieron ¡larvas de escarabajo! Nosotras no porque somos vegetarianas… 😉

Comiendo larvas en Cuyabeno

El siguiente destino fue la Laguna de Limoncocha. Y durante el trayecto, cruzamos varios ríos y acampamos a orillas de varios otros.

Noche en Cuyabeno

En la Laguna de Limoncocha los lugareños pescan pirañas y nosotros salimos en barca a realizar una caimaneada nocturna. En total oscuridad y silencio avistamos varios caimanes. Sin embargo, la imagen que siempre recordaré es la de millones de luciérnagas reposando en el agua, a orillas del lago, como enormes ciudades iluminadas.

Salimos de las profundidades de la selva para llegar a Misahuallí, la parte más turística de la Amazonia ecuatoriana y la atracción más notable de Misahuallí son los monos capuchinos que viven en la plaza del pueblo. Con ellos pasamos ratos divertidos, cuidándonos de que no se llevaran nuestros lentes y celulares.


De regreso a las montañas, pasamos por Puyo hasta llegar a Río Verde, donde se encuentra la cascada El Pailón del Diablo. Un lugar impresionante y muy divertido porque puedes pasar por detrás de la cascada ¡y salir casi empapada!

Pailón del Diablo Cascada 3

Y finalmente, nos quedaba Baños, una población turística envuelta de una naturaleza exuberante y varias termas y cascadas. Pero lo más divertido fue subir hasta lo alto de una montaña cercana para ¡volar por las nubes del cielo ecuatoriano en el columpio de la casa del árbol!

La Casa del Arbol en Baños

Datos prácticos:

  • Pudimos acampar (sin pagar) en: el estacionamiento de la Cascada San Rafael (con baños y seguridad), en la estación de militares y guías de la Reserva de Cuyabeno (con baños, duchas y seguridad), en las instalaciones de la Reserva de la Laguna de Limoncocha (con baños, duchas y seguridad).
  • También acampamos en la plaza central del pueblo de Mishauallí y al lado de las termas municipales de Baños.
  • Para visitar Cuyabeno, la mayoría de gente contrata tours carísimos desde Quito que incluyen varias noches en algún lodge de la amazonia. Sin embargo, nosotros llegamos hasta la entrada de la reserva (por muy buenas carreteras) y allá mismo contratamos una lancha para los cuatro por 160 usd, todo el día.
  • La lancha en Limoncocha para la caimaneada y otra salida por la mañana del día siguiente, con excursión guiada, 50 usd en total, para los cuatro.
  • Pailón del Diablo. Precio: 1.50 usd por persona.
  • Cascada San Rafael: sin costo
  • Termales en Papallacta (Termales Jamanco: no confundir con otras de nombre parecido con tobogán, éstas no tienen tobogán). Precio: 4 usd por persona, 2 por estacionar.
  • Termales en Baños (las que están dentro del pueblo): 2 usd por persona.