la dificultad de cargar gasolina en bolivia

¿Quieres saber cómo conseguir gasolina en Bolivia?

Una de nuestras grandes dudas al llegar a Bolivia era: ¿Cómo llenar el depósito de gasolina?

Actualmente, en Bolivia, la gasolina es un negocio del Estado e históricamente, el asunto del petróleo y del gas ha sido problemático. Incluso en 2003, este tema provocó la renuncia del presidente Sánchez Lozada. Desde 2005, el presidente Evo Morales gobierna con mayoría absoluta en el congreso y ha realizado un trabajo gigantesco para regularizar contratos con las empresas petroleras del país. Así, Evo ha decretado que los hidrocarburos del país sean asunto del Estado.

La YPBF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) es responsable de la distribución del gas, gasolina y diésel en el país y la ANH (Agencia Nacional de Hidrocarburos) regula los precios de los hidrocarburos que actualmente (septiembre de 2016) son:

Litro de Diésel Litro de Gasolina
Pecio para extranjeros 8.68 8.88
Precio para bolivianos 3.72 3.74

*Precio en bolivianos (1 dólar = 7 bolivianos)

**Fuente: www.anh.gob.bo

 

¿Porque los extranjeros pagan más?

Según el Ministro de Hidrocarburos, la decisión de mantener los precios de los hidrocarburos a “precios internacionales” para los vehículos con placas extranjeras es para que “los países vecinos no se beneficien del precio interno de la gasolina en Bolivia”. Bolivia es el tercer país con la gasolina más barata según el periódico “El Deber” (www.eldeber.com.bo).

Con esto se intenta que el precio de la gasolina en los países vecinos sea igual o más barato que el precio de la gasolina en Bolivia para extranjeros. Invitando al extranjero a cargar en el país de origen (Chile, Argentina, Perú, Brasil y Paraguay). Así, según el Ministro, evitan el consumo y beneficio fuera del país de este valioso hidrocarburo a precio local y recaudan más dinero por la venta a extranjeros.

Como viajeros tenemos que hacer un esfuerzo por respetar las leyes del país nos guste o no. En nuestro caso, creemos que la iniciativa de subvencionar la gasolina para bolivianos en un esfuerzo loable que hace Bolivia y no nos importaba tener que pagar más, porque al fin y al cabo, seguiríamos pagando precios similares a los que habíamos pagado durante el resto del viaje. Pero…

sucre-gasolina-bolivia
Gasolinera en Sucre

¿Qué sucede en realidad?

Ingresamos a Bolivia por la frontera con Perú. Nuestra primera ciudad fue Copacabana a las orillas del lago Titicaca. Llegamos con depósito lleno. No tuvimos necesidad de poner gasolina hasta que llegamos a la capital, La Paz.

Decidimos cargar en la primera gasolinera a las afueras de la ciudad. Entramos a la gasolinera con la kombi e inmediatamente, acercó uno de los trabajadores para decirnos que NO nos podía cargar gasolina. Insistí en que estaba dispuesto a pagar el precio extranjero, pero aun así se negó a ponerme gasolina.

Continuamos nuestro camino con la esperanza de que esto fuera un incidente aislado. Pero esta vez, decidimos hacer caso a los consejos de otros viajeros de estacionar a una cuadra de la gasolinera y caminar con el bidón para que nos lo llenaran. Al llegar, la chica que atendía me pidió mi número de cédula. Le comenté que no tenía ya que no soy boliviano. Entonces me dijo que no podía venderme la gasolina que tanto empezaba a necesitar. Le pedí hablar con su jefe para que me aclarara por qué no podía venderme, así que fue la oficina a llamar al responsable en cuestión y esta fue la charla:

-Necesitamos ver su pasaporte.

-No lo traigo conmigo, pero me sé el número, ¿Se lo digo?

-De donde es usted.

-Soy mexicano y canto rancheras. (Yo, tratando de ser simpático).

-Aaaah, ¡Pues por ahí hubiera comenzado!

La gerente se dirige a la chica que inicialmente no me quería atender y le dice:

-Llénale el bidón, ¡es mexicano!

Ahí entendí que seguramente existía una especia de animadversión a algún otro tipo de extranjero, pero no dije nada y me limité a sonreír. Pagué el precio internacional que cobran a los extranjeros por litro de gasolina y me fui contento a la kombi con el bidón lleno… Pero cuando revisé la factura me di cuenta de que el precio registrado ahí era el precio que les dan a los bolivianos… Así que pagué el precio internacional pero, en realidad, en sus registros queda como si se lo hubiesen vendido a un local. La diferencia, obviamente, se la quedan los trabajadores y por lo tanto, ese dinero no ingresa a las arcas del gobierno, ¿Absurdo no? pero cierto.

 

Solución:

A partir de ese momento, decidimos cargar gasolina en pueblos pequeños. El control es menor porque las gasolineras no están computarizadas ni conectadas a la base central de la YPBF. Dicha base de datos les indica si el vehículo (de placa boliviana) ha rebasado su consumo mensual.

Intentamos nuevamente pagar el precio de extranjero en un par de gasolineras. Pero parece que esto implica un papeleo extra que en algunas ocasiones no saben cómo hacerlo o carecen del formato de factura que necesitan.

Así que estas son nuestras recomendaciones:

  1. Antes de entrar a Bolivia asegúrate de entrar con el depósito de gasolina o diésel lleno.
  2. Si no tienes bidones para almacenar la gasolina o diésel, compra uno y busca hacerle lugar fuera del vehículo para evitar accidentes.
  3. Nunca esperes a necesitar con urgencia gasolina. En algunas carreteras pueden pasar 100 km y no verás ninguna, sólo encontrarás pequeñas tiendas que venden gasolina o diésel. No están reguladas, así que corres el riesgo de que esté adulterada.
  4. Nadie sabe a ciencia cierta cuál es el octanaje de la gasolina. Muchos aseguran que posiblemente es de 86. Si tu vehículo usa gasolina por encima de esto, recomendamos usar un potenciador de octanaje.
  5. Si tienes problemas porque no te quieren vender gasolina al tener placas extranjeras, prueba estacionar cerca de alguna gasolinera de un pueblo pequeño. Camina con bidón o bidones en mano y pídele al trabajador de la gasolinera que te los llene. Así sin más. Algunos te pedirán una propina y otros te llenaran los bidones sin preguntar, a precio local.
  6. Si te llegaras encontrar en una ciudad que tiene todos los controles y te ha sido imposible cargar combustible aun a precio de extranjero, una solución puede ser pedirle a un taxista que te lleve a la gasolinera con el bidón y que él se encargue de llenarlo. Le pagas el taxi y la propina que acordéis. En nuestro caso hemos hecho amigos bolivianos que nos han ayudado con esto.

 

gasolinera en sucre
Intentando conseguir gasolina en Sucre y… ¡sí se pudo!

Con estas recomendaciones no queremos fomentar el romper las leyes bolivianas. Entendemos que cada país tiene sus propias políticas. Sin embargo, dadas las dificultades para abastecernos de gasolina o diésel de manera legal esta es la manera que hemos descifrado nosotros para no quedarnos sin gasolina por nuestro recorrido en este bello país.

Si eres boliviano y crees que algún dato de este artículo es erróneo o anticuado, ayúdanos a mejorarlo dejando un comentario abajo.

Como viajero ¿te has encontrado con dificultades parecidas? ¿Cuál ha sido tu solución? Deja un comentario a continuación y comparte tu experiencia con nosotros.

3 thoughts on “¿Quieres saber cómo conseguir gasolina en Bolivia?”

    1. Hola Gabriela, el fin de este artículo y de nuestro viaje NO es generar conflicto sino todo lo contrario: ayudar a describir realidades desde una perspectiva personal, crear debate, hacerse preguntas, ser autocrítico. No conozco a fondo la problemática de la que hablas pero yo misma he sido inmigrante en Estados Unidos, México y otros países de Europa, y Carlos como mexicano también ha sido inmigrante en Estados Unidos y en Europa. A veces, nos criticaron de hacer precisamente eso, de “robar subsidios y trabajo” y cosas parecidas, sin tener realmente nada que ver con ello. En cambio, en otras ocasiones y durante este viaje, ciudadanos de todos los países, de multitud de ciudades y pueblos, de todas las procedencias, nos han ayudado muchísimo sin conocernos y sin pedir nada a cambio. Quiero pensar que el mundo está más lleno de esas personas que se ayudan que de personas que sólo quieren cuidar lo que creen que es suyo porque han nacido de un lado u otro de una línea mayoritariamente imaginaria trazada sólo por y para los seres humanos y que, a mi parecer, crea más conflictos de los que soluciona.

Deja un comentario