12 mejoras hechas durante 3 años a la kombi

La Kukis es una kombi Volkswagen del 77, la compramos en México y desde hace un poco más de 4 años pertenece a nuestra familia viajera. Las adecuaciones que hemos realizado a la kombi siempre han ido en la dirección de adaptarla para un viaje de larga duración y viajar con nuestros tripulantes de 4 patas.

Hace más de 2 años escribimos el primer post acerca de las modificaciones que le realizamos a la kombi y han pasado ya más de 3 años de aquellas modificaciones. Este post es una actualización sobre cómo han funcionado estas modificaciones, y aprovechamos para agregar alguna extra que le hemos realizado a nuestra querida Kukis.

Modificaciones:

1

Quizás la adaptación más notoria sean las protecciones en los vidrios traseros, así como su polarizado. El polarizado evita la entrada del calor y que fácilmente el interior de la kombi. Aunado a las cortinas que lleva cada vidrio trasero, nos da privacidad y las protecciones nos permiten dejar las ventanas abiertas manteniendo la kombi fresca y segura.

2

Además, también instalamos una serie de candados en todas las puertas que tiene la kombi. Solamente hemos utilizado los 6 candados externos dos veces y fue cuando tuvimos que dejar la kombi asegurada en plena selva lacandona en México para ir a buscar un mecánico: no sabíamos si podríamos volver el mismo día y había quedado ahí, en medio de la nada; y la otra ocasión, fue cuando la embarcamos en un contenedor para transportar la Kukis de Panamá a Colombia. Hay 2 candados para las dos puertas delanteras y la puerta lateral corrediza y los otros 3 son permanentes para la puerta del motor, la puerta trasera y el último asegura al bidón de gasolina.

3

Construimos un mueble de madera para la parte que se encuentra entre los dos asientos delanteros con dos finalidades, primera que sirva para proteger nuestro pequeño refrigerador waeco de 10lts de capacidad que funciona a 12 o 24 volts y puede llegar hasta los -18°c de temperatura. En la parte de arriba siempre va colocada la cama de los gatos donde generalmente van viajando 1 o 2 de ellos cuando la kombi está en marcha, este es 100% territorio gatuno.

Como verás, la tapicería de los asientos ha pagado un precio alto por viajar con las tremendas garritas de nuestros tripulantes peludos. Hemos intentado colocar rascadores en diferentes puntos durante estos casi 3 años de viaje, pero no ha funcionado ninguno de ellos así que con resignación, aceptamos que se vean de esta forma, se aceptan consejos.

4

Instalamos un medidor de presión de aceite que nos ayuda en todo momento a conocer la presión del aceite en el motor y de esta forma, evitamos dañarlo. Si el medidor muestra presiones por debajo de las usuales es porque existe seguramente alguna fuga o algún pistón que está mal funcionando. Nos ha servido mucho ya que en Ecuador tuvimos una fuga muy grave de aceite que de no haber sido por él, no la hubiésemos detectado hasta que quizás fuese demasiado tarde. Y también instalamos un medidor que nos reporta el estado de carga de la batería auxiliar que hacemos servir para el ventilador, luces internas y refrigerador.

5

Hay que procurar aprovechar al máximo cada espacio, en la parte lateral contraria a la puerta corrediza construimos muebles de madera para organizar y guardar nuestra ropa y de vez en cuando algún que otro gato.

6

Contamos con un mueble original de alguna kombi westfalia que el dueño anterior de la Kukis lo entregó incorporado a la kombi pero sin ningún tipo de instalación. Originalmente tenía con un refrigerador que nunca llegó a funcionar el cual decidimos sacarlo para aprovechar ese espacio. En la parte superior tiene dos quemadores para cocinar y un lava manos, lava platos, lava todo, que funciona con una bomba de agua a 12 volts y una manguera que va a un bidón de agua.

7

Uno de los grandes aciertos durante el viaje fue el cambiar nuestro tanque de gas de 2 kg por uno de 10kg, ya que la mayoría de los alimentos que comemos los cocinamos aquí. Aproximadamente puede llegar a durarnos hasta 5 meses, de momento no hemos tenido complicación para recargarlo, sin embargo, ahora estamos en países que utilizan una entrada diferente a la nuestra, llegado el momento de realizar su recarga descubriremos si existe alguna complicación.

8

En el espacio que originalmente estaba el refrigerador pusimos nuestro baño portátil. Realmente, súper recomendamos llevar uno. Nosotros utilizamos un baño porta potti de la marca Thetford, y aunque hay productos químicos para su uso, nosotros hemos pasado temporadas sin utilizarlos por su escasez y precio, y simplemente lo que intentamos es evacuar sus aguas grises todos los días. Cabe señalar que únicamente lo utilizamos para hacer pipí.

9

Instalamos un conversor de 1,000 watts de potencia que va conectado a la batería auxiliar la cual le envía carga de 12 volts y la convierte a 110 volts. Funciona de maravilla, solo que actualmente nuestra batería auxiliar está en mal estado y hace falta cambiarla, llegado el momento explicaremos un poco más sobre ello. Dos de las tomas de corriente están conectadas al conversor, las otras dos van directamente a una toma externa a la cual conectamos la Kukis cuando estamos acampados en algún lugar donde se pueda. Durante el camino hemos ido comprando electrónicos que llevan un enchufe diferente a las tomas de corriente que tenemos instaladas, para ello compramos una extensión que nos permite conectar prácticamente cualquier tipo de enchufe, además tenemos 2 conexiones USB para los celulares y 3 tomas eléctricas de encendedor una para el refrigerador, otra para un ventilador y la última para la GoPro.

10

Eva diseñó este mueble que se ha convertido en el mural de las calcomanías de otros viajeros y ha sido un gran acierto. Aunque nos limita un poco el espacio de adentro, en la parte de abajo colocamos el cajón con aserrín para los gatos, que es el WC de los gatos y en la parte de arriba, van los cajones con utensilios de cocina, café, azúcar, especias, etc.

11

La Kukis cuenta con dos camas: la primera está en la parte de arriba cuando se levanta el techo que tenemos. Esta camperización ya viene es de fábrica, la Kukis la ha tenido siempre y nos permite estar cocinando de pie, así como tener más iluminación y ventilación dentro de la kukis ya que todos sus laterales llevan cierres que permiten abrirlos y quedan protegidos por una mosquetera. A veces, simplemente utilizamos este espacio para que los gatos estén arriba tranquilos observando lo que ocurre alrededor de la kombi. La otra cama es cuando el sillón de la parte trasera se transforma en cama. Dormimos abajo cuando: hace mucho frío, hace mucho viento o porque queremos pasar un poco más desapercibidos si estamos dentro de alguna ciudad.

12

El bidón de gasolina (o nafta, como nuestros amigos argentinos le llaman) realmente nos ha salvado el pellejo en algunas ocasiones. Nunca nos hemos quedado sin gasolina en estos casi 3 años y se lo debemos a él. Algunos bidones vienen sin un despresurizador y es importante que, si no lleva uno, adaptarle una pequeña salida de gases en la parte superior.

En este artículo solo mencionamos las modificaciones a la carrocería y el interior, ya que nos necesitaremos otro post únicamente para las adecuaciones que hemos realizado a nuestro motor 1600 de 4 cilindros.

 

Nos encanta leer vuestros comentarios en nuestro Blog así que aceptamos cualquier sugerencia que tengas para futuras modificaciones a la “Kukis”.

Deja un comentario